La leche de vaca es uno de los alimentos que has sufrido un gran desprestigio, en parte, por las modas de algunas bebidas vegetales tipo leches alternativas (ya sea de soja, que por cierto también ha perdido prestigio) o bien la de avena (rica por sabor y cualidades), y seamos honestos, en parte esta mala fama se la ha ganado a pulso.

leche 2Las leches sin lactosa son otra solución fácil al problema. Pero no nos engañemos. No es que no lleven lactosa, sino que se les ha añadido LACTASA en su composición, para así facilitar su digestión. (hablo más abajo sobre ella).

En mi caso,  tomo leche de vaca con moderación (un vaso diario), siempre desnatada y de granjas ecológicas en las que los animales viven «dignamente» (o por lo menos, no hacinados como objetos). He visitado varias de ellas, y sí, se cumplen los requisitos de bienestar para el animal.

leche 3Hace años tuve intolerancia a la lactosa. Sí, lo digo en pasado, porque actualmente la leche me sienta bien. Hace cosa de unos diez años me sometí a las pruebas de intolerancia de la lactosa, dando positivo, por lo que el médico eliminó la leche de mi dieta temporalmente, debido a que era una deficiencia relativa (transitoria).

Al cabo de un año volví a hacerme las mismas pruebas, dando negativo, por lo que pude volver a introducir la leche en mi dieta paulatinamente básicamente por tres razones: la primera y más importante, porque el sabor de la leche de vaca me encanta. La segunda razón porque me lo recomendó el médico y por último, porque me era muy difícil obtener leche de soja o avena en la mayoría de hoteles (suelo viajar bastante), consiguiendo que además los camareros me mirasen como un bicho raro (aunque debo reconocer que poco a poco la leche vegetal se está introduciendo en la restauración española).

leche 1¿Creéis que es necesario y beneficioso eliminar totalmente la leche de vaca de nuestra dieta? ¿Es un alimento sano o perjudicial?¿Por qué ha disminuido su consumo? (porque sí, ha disminuido).

En la actualidad, esta sana bebida ha perdido su magia y ha generado polémica en cuanto a sus propiedades nutricionales debido a su alto contenido en grasa, y porque contiene algunas proteínas (caseína, entre otras), y lactosa (un azúcar natural que se encuentra en la leche), que pueden desencadenar reacciones alérgicas alimentarias y mala digestibilidad.

Existen algunos escritos que consideran la leche de vaca como un alimento nocivo para las personas pues, según ellos, sus proteínas, fósforo y calcio son difícilmente asimilables por el género humano ya que se trata de un alimento producido por la vaca para alimentar al ternero en función de sus necesidades como especie, pero no para ser incluida en la dieta de las personas, principalmente en los niños. Nada más lejos de la realidad.

Hay que diferenciar este supuesto peligro, de varios posibles problemas que puede causar el consumo de leche en determinados casos:

Intolerancia a la lactosa debido al déficit de lactasa, (enzima digestiva que hidrolizaría la lactosa en glucosa y galactosa).

Alergia a la leche o más específicamente alergia a las proteínas de la leche de vaca (APLV).

Intolerancia a las proteínas de la leche de vaca (IPLV).

Os podéis hacer las siguientes preguntas: ¿Os sienta mal tomar leche? ¿Tenéis dolor de barriga, gases, colon irritable, gastritis o similar? ¿Tenéis problemas con vuestro hígado? ¿Dolor intestinal? ¿Colesterol?

Si habéis respondido negativamente a estas preguntas y a no ser que el médico os lo indique, no hay ningún motivo para que no toméis leche de vaca. Es un alimento que aporta proteínas, es rica en calcio, y en menor cantidad contiene fósforo, hierro y vitaminas A y D, (esta última decisiva para la fijación del calcio en dientes y huesos). ¿No os parecen suficientes razones para tomar leche de vaca o cabra?

¿Y vosotros? ¿Qué tipo de leche tomáis? ¿Cuánta? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook