Hoy voy a hablaros sobre el kuzu. Supongo que a muchos de vosotros esta palabra os suena a chino.

Pues no vais equivados, ya que el kuzu es la raiz elaborada (almidón) de la Pueraria Thumbergiana o Pueraria Hirsuta Matsum . En los albores de la medicina de las hierbas chinas, el kuzu ya era empleado para combatir la fiebre, los trastornos intestinales, la fatiga y la debilidad general. (Muy recomendable ahora en verano para combatir las gastroenteritis y los problemas intestinales (diarrea o similares) producidas por la ingestión o abuso de helados, fritos, comidas copiosas, así como para prevenir y paliar la fatiga y apatía producida por las altas temperaturas, el bochorno y el calor que estamos viviendo estos días.

El kuzu es un remedio para casos tan dispares como mejorar una diarrea o ayudr a dejar el tabaco o el alcoho. El kuzu es usado actualmente en la medicina y/o cocina macrobiótica.

Es una planta que crece en cualquier parte, sin precisar cuidados, aunque prefiere los climas suaves. Se extiende con inusitada rapidez por los campos.

La preparación del kuzu actual no ha sufrido casi variación desde hace siglos. Se recogen las raíces en invierno (de diciembre a marzo). Algunas raíces alcanzan hasta dos metros de longitud, hundidas en la tierra. La elaboración del kuzu consiste en aislar los almidones, eliminando la fibra y las impurezas y secándolo finalmente al aire libre,. Este proceso requiere varios meses y es totalmente artesanal.

Es muy importante que esté asegurada la calidad y su pureza frente a imitaciones modernas a
 base de harina de arrurruz, patata dulce, maíz, etc que por supuesto resultan mas baratas, pero que no producen los efectos del producto genuino.

Para el consumidor, a veces resulta difícil distinguir los sucedáneos. Os recomiendo el kuzu de la marca MIMASA, ya que éste ofrece una completa garantía (todos sus productos ofrecen garantía y calidad), ya que no contiene mezclas de ningún tipo, por lo que sus efectos están asegurados.

Estos son algunos de los usos más tradicionales del kuzu:

  • Tradicionalmente se ha venido usando para las adicciones tanto al tabaco como al alcohol
  • Sirve para regular el funcionamiento intestinal siendo válida tanto en estreñimiento como en caso de diarrea, espasmos intestinales, intestinos perezosos, etc
  • Favorece a la vez un buen nivel de flora intestinal.
  • Muchas personas sienten gran alivio, al tomarla, en casos de gastroenteritis o cuando su estómago no tolera ningún líquido ni sólido.
  • Su contenido en fibra facilita que absorbamos menos grasas y azúcares, por lo que está indicado en dietas de adelgazamiento. (Remedio más barato que tomar las pastillas Alli, por ejemplo)
  • Sirve para reducir la fiebre y los estados gripales, calmando a la vez los dolores causados por esos estados gripales (dolor de cabeza, de espalda, etc.).

También puede ser de gran ayuda en caso de problemas respiratorios como bronquitis, resfriados, tos, etc.

Alivia el cansancio crónico y potencia nuestro nivel de energía ya que tiende alcalinizar el organismo.

En  la cocina es ideal para preparar salsas, purés, sopas, sustituyendo a harinas y almidones

Como preparar el Kuzu

Se prepara diluyendo dos cucharaditas de kuzu en un vaso de agua fría y luego se hierve durando unos cinco minutos, hasta que adquiere una consistencia gelatinosa, incolora o rosada y casi transparente. Se aliña con Tamari-shoyu (salsa de soja).

En preparaciones culinarias, se utiliza como espesante natural. Para ello, diluirlo igualmente en agua fría y añadirlo durante los últimos minutos de cocción de sopas, verduras, potajes, tartas de verduras o de pasteles (extendiendo por su superficie antes de pasar al horno).

El kuzu también puede usarse como aderezo de ensaladas, cocción de pescados, etc..

Su sabor neutro combina perfectamente con cualquier alimento dulce o salado y se digiere con facilidad gracias a su pureza.

Espero que esta información os sea de utilidad, en estos días «bochornosos» de verano!!!

Besos desde mi blog!!!