Seguro que alguno de vosotros ya ha empezado con las celebraciones de Navidad y sus “comilonas”. Muchas empresas celebran las fiestas navideñas, invitando a sus empleados y/o buenos clientes a una comida o cena.

Si fuese solamente una estaría bien, pero solo son el “calentamiento” para los «mega-ágapes» que nos esperan: la cena de Nochebuena, la comida de Navidad y la de San Esteban, donde por ejemplo, en algunas comunidades como Cataluña, es típico comer canelones hechos a base de las sobras de la «Carn d’Olla» (carne del caldo) de Navidad….

Por si fuera poco, es una época en la que los encuentros con los amigos y familiares se adornan con turrones, mazapanes y frutos secos… Uf, de pensar en tanta comida ya me estoy empachando….

Durante estos días, los empachos y las indigestiones están a la orden del día. La indigestión se manifiesta a través de un malestar, dolor o ardor en la parte superior del abdomen que, en ocasiones, va acompañada con una sensación de pesadez, náuseas y/o eructos y algunas veces hasta vómito y/o diarrea.

Para aquellos que su estómago diga “Basta!!” y sufran de algún empacho o indigestión durante estos días, ahí van algunos remedios caseros  basados en la fitoterapia para aliviarla (elegid solo uno):

El jengibre está considerado como una de las plantas digestivas de uso más extendido en el mundo. En la medicina Ayurvédica (India) y en la medicina tradicional china se ha utilizado durante siglos para la mejorar las digestiones.  Una infusión de jengibre, combinada con hinojo y mentha piperita, es  un buen remedio para el malestar, indigestión o dolor de estómago. (Mezclar una cucharada sopera de raíz de jengibre por cada vaso de agua, hervir de tres a cinco minutos, dejar enfriar, colar y tomar).

Tomar una infusión de manzanilla y menta, o anís verde.

Beber sorbitos de agua caliente y sentarse a descansar en un sitio fresco (con este frío no es muy difícil).

Machacar un puñadito de semillas de hinojo y dejar en infusión durante quince minutos, colar y tomar.

Tomar un té negro con zumo fresco de un limón recién exprimido. (sin azúcar).

Tomar una infusión de anís  y María Luisa. (Verter una cucharada de semillas de anís y una de yerba luisa en un taza de agua que esté hirviendo.  Dejar en infusión durante cinco minutos, colar y tomar.

Como más vale prevenir que curar, os aconsejo tomar buena nota de las siguientes recomendaciones para combatir la indigestión:

No abusar de las comidas demasiado grasas o pesadas. (Sí, ya sé que estos días es casi imposible, pero al menos hay que intentarlo)

Masticar adecuadamente los alimentos y comer despacio.

Evitar vestir pantalones o cualquier otra pieza de forma muy ajustada y apretada, sobre todo en la zona abdominal, (incluyendo cinturones) ya que no permite el suficiente espacio para hacer una adecuada digestión.

En todo caso se debe acudir al médico, si la indigestión o dolor de estómago persiste después de varias horas…

Espero que estos consejos os sean de utilidad ante cualquier exceso de comida, empacho, indigestión o malestar en el estómago….!!!

¿Y vosotros? ¿Conocéis algún otro remedio casero para aliviar las indigestiones o dolor de estómago? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog