Mi abuela siempre alababa las virtudes del limón.

Según ella, el limón era uno de los mejores remedios para todas las enfermedades. Todo lo curaba con un zumo de limón. Sólo, o diluido con agua fría o caliente, según la necesidad.

No iba equivocada. Entre otros, el limón posee una sustancia llamada “terpenos” que resulta anticancerígena.?Fluidifica la sangre y aumenta el número de glóbulos blancos, los cuales combaten y previenen infecciones. Es un poderoso antioxidante y depurativo ya que el efecto que produce su jugo es totalmente desintoxicante y purificador. Además, el limón es terriblemente eficaz contra microbios y ciertos virus.

Propiedades beneficiosas de su uso interno:

Es antiséptico.

Es un excelente desinfectante.

Limpia la garganta y conserva la voz clara.

En los resfriados, el jugo de limón es indicado en agua caliente y con una cucharadita de miel.

Ayuda a curar las anginas tomando y haciendo gárgaras con su jugo.

Es diurético.

Purifica la sangre.

Estimula la función del hígado.

El jugo de limón tomando con agua caliente en ayunas es perfecto para limpiar biliosidades, estomago, hígado y diluir las grasas.

Especial en las indigestiones tomándolo con agua caliente, té o manzanilla.

Es adelgazante (por sus propiedades diuréticas, desintoxicantes y ayuda a la quema de grasas).

Calma neuralgias (por su efecto descongestionante).

Evita y combate la vejez prematura.

Propiedades de uso externo:

El limón sirve también para mejorar el aspecto de las manos y las uñas.

En fricciones a la piel, la fortifica, tonifica y desintoxica.

El limón sirve también para mejorar el aspecto de las manos y las uñas.