Hoy hace nueve meses y cinco días que he dejado de fumar. Este podría ser el diario de una fumadora titulado: El tabaco y yo.

Lo cuento en primer persona, porque (a pesar de los pesares) es la quinta o la sexta vez que lo dejo en 20 años. (Mi mayor logro fueron 8 años seguidos sin fumar) Espero que esta vez sea la definitiva. Me he pasado media vida fumando y la otra media sin fumar. ¿Hasta cuando? Creo que nunca puedes decir «nunca jamás».hay que trabajarlo diariamente para el resto de la vida. 

 Cuando era fumadora me hacía una serie de reflexiones para auto convencerme sobre mis motivos para no dejar de fumar. Eran las siguientes:

  • Fumar me tranquiliza en situaciones de estrés.
  • Fumar me quita el apetito (a media mañana o a media tarde).
  • Fumar adelgaza (¿¿??).
  • Si dejo de fumar engordaré.
  • El primer cigarrillo de la mañana es mi mejor laxante.
  • El último cigarrillo de la noche me ayuda a dormir.
  • No puedo dejar el tabaco

También reflexionaba sobre mis motivos para dejar de fumar:

  • Adicción (no querer estar «enganchada a nada»)
  • Por salud en general (¿cáncer?¿asma?¿bronquitis?)
  • Cansancio más pronunciado (falta de energía todo el día)
  • Tos por las mañanas (y a veces a todas horas)
  • En verano me sentía las piernas muy pesadas (sensación muy desagradable)
  • Ahogo al hacer sobre esfuerzos (me sentía como una vieja)
  • Mis uñas estaban amarillas de la nicotina (muy feo….)
  • Cutis gris y opaco (con lo presumida que soy!!)
  • Dientes amarillos (más feo todavía)
  • Mal olor y mal aliento (Gastaba fortunas en chicles y caramelos de menta…)
  • Socialmente cada día está peor visto (me sentía como una delincuente)
  • Mal ejemplo para mi hija (sin comentarios)
  • Impacto en mi estado financiero (Casi 5 euros diarios  multiplicado por 365 días son un total de 1825 euros anuales)
  • Crear un incendio (Si. ¿Quién no ha tirado alguna vez a la papelera un cenicero con los cigarrillos mal apagados?) Yo lo he hecho..

En definitiva, quería dejar de fumar por muchos motivos,  pero tenía miedo al proceso de desintoxicación y sus consecuencias ¿Engordaré? ¿Estaré insoportable? ¿Qué haré sin mi cigarrillo? ¿Resistiré a vivir sin tabaco?

YES,  I CAN

He dejado de fumar. No he engordado ni un gramo (más bien he adelgazado un kilo), soy capaz de subir sin descanso las escaleras de mi casa (vivo en un séptimo) ¡Sin ahogarme!. Y cuando estoy angustiada o deprimida, no necesito encenderme un cigarrillo… Puedo vivir sin tabaco….

Por otra parte, estoy ahorrando una cantidad importante de dinero semanalmente. (Fumar hoy es muy caro.Todavía recuerdo cuando un paquete de Fortuna valía 65 pesetas en contra de lo que vale hoy. Si lo pienso en pesetas me da un «patatus» porque además con la edad me convertí en una sibarita fumando y solamente optaba por  «Marlboro». Mi ruina)

Ahora, mi autoestima está muy alta por «HABERLO CONSEGUIDO»….

Y me siento feliz de ello

Os propongo un ejercicio: Reflexionad y haced dos listas, una sobre los motivos por los cuales os gustaría dejar de fumar, y otra con las razones por las cuales no queréis o no os veis con coraje para dejar de fumar. Ese puede ser el primer paso para avanzar en el plan para dejar de fumar.

Si los motivos para dejarlo son menos importantes por las razones por las que fumáis, necesitaréis un poco más de tiempo para ir encontrando vuestros propios motivos para dejar de fumar….. No os desaniméis, pensad en ello y volved a intentarlo….

Besos desde mi blog.

PD: Estoy haciendo una revisión a este artículo, 12 años después y solo debo deciros que desde 2008 NO HE VUELTO A FUMAR. No puedo ser más feliz. Desde entonces ha llovido mucho, pero las técnicas para dejar de fumar son las mismas. O sea que los consejos y meditaciones que detallo en este post son válidos ayer, hoy, mañana y dentro de cincuenta años.

Es más, en la actualidad, fumar no está de moda. Está mal visto. (Pero se sigue fumando). El precio de las cajetillas es un buen handicap. O sea que si os apetece comenzar a tener una vida saludable hoy puede ser el momento ideal.