El invierno nos trae el frío y la llegada de las bajas temperaturas, las inclemencias del tiempo, los espacios cerrados y los cambios de temperatura, Todos estos factores pueden afectar la salud de nuestros oídos, por lo que es aconsejable cuidarlos y mimarlos un con esmero.

En esta estación del año, es común que los oídos sufran las consecuencias de un fuerte catarro y que se vean afectados por una otitis u otro tipo de infecciones, especialmente por los cambios de temperatura a los que nos sometemos. Además, en esta época del año, nuestras defensas están más bajas y somos más vulnerables a las infecciones.

Por ejemplo, al pasar de una estancia con calefacción al frío aire del exterior. El frío puede ser un factor favorable para la proliferación de bacterias y virus, así que debemos protegernos contra él para evitar posibles trastornos.

La otitis media la causa un virus o bacteria que da lugar a una acumulación de fluido detrás del tímpano, provocando una inflamación del oído medio, que puede producirse en uno o ambos oídos al mismo tiempo. No es grave y no causa problemas de audición permanentes si se trata adecuadamente.

GAES, como especialista en salud auditiva, nos propone algunas sencillas precauciones para mantener a raya las infecciones y que no nos estropeen el invierno.

1.- Es recomendable mantener los oídos protegidos en la medida de lo posible en el caso de bajas temperaturas o si vamos a ir a la nieve. Podéis usar orejeras o gorros de lana, un complemento además de protector muy elegante y chic. (Sí, cada vez están más de actualidad, pudiéndose encontrar modelos muy bonitos y divertidos, ideales para todas las edades y estilos).

2.- Si notamos que nuestro oído está inflamado a causa de las bajas temperaturas, podemos aplicar al llegar a casa, una bolsa de agua caliente de forma externa para remitir la inflamación.

3.- Una de las mejores protecciones ante la bajada de defensas de nuestro cuerpo es seguir una alimentación que fortalezca nuestros oídos. Una dieta rica en vitamina B-12, que podemos encontrar en alimentos como la leche y sus derivados, los huevos, el hígado, las carnes rojas, el aloe vera, las algas o el polen, es beneficiosa para el sistema nervioso y para nuestros oídos, y además ayuda a prevenir la anemia.

4.- Mantened una buena higiene. Los expertos recomiendan los difusores de agua marina y por supuesto… ¡no introducir nunca bastoncillos u otros objetos!.

5.- Se recomienda, además, hacerse una revisión auditiva después de haber pasado una otitis o cualquier tipo de infección del oído con el objetivo de comprobar si pueda haber afectado a la audición. El especialista os prescribirá el tratamiento oportuno en cada caso.

¿Y vosotros? ¿Protegéis vuestros oídos del frío en invierno? ¿Soleis tener problemas con ellos? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook