bascula3Puede parecer una tontería, pero muchas personas tienen pánico a la báscula. No por ella misma, claro, sino porque cada vez que se pesan, su peso ha aumentado de un día a otro, o bien de una hora a otra, a pesar de haberse puesto a dieta. ¿No os ha pasado alguna vez?

¿Estará la báscula rota? ¿Habremos engordado a pesar de comer menos o hacer más ejercicio? ¿Dónde estará el problema?

Pueden haber diversos factores que hagan que el peso fluctue de un día a otro, o de una hora a otra, y como no, de una báscula a otra. En este post intentaré ayudaros con algunos datos y consejos para poder medir con más fiabilidad vuestro peso real y sus cambios.

Comencemos:

Si os pesáis todos los días, vas a ver las fluctuaciones en vuestro peso durante toda la semana (principalmente debido a las fluctuaciones diarias de agua). Eso es normal y no debéis preocuparos, ya que no se gana o se pierde peso en unas horas.

Para poder medir el peso real, saber lo que hemos ganado o perdido, y  no obsesionarnos con el peso, es conveniente no pesarse más de una vez a la semana. Si, así de sencillo. De esta manera os enfocaréis en vuestro régimen para adelgazar (o no engordar) y no estaréis pendientes de saber si habéis perdido 300 gramos o ganado medio kilo, para comer más o menos. (Además de que pesarse a diario a todos los efectos es poco fiable en estos casos).

bascula1

¿Entonces? ¿Cuándo debemos pesarnos?

Bien, la clave es intentar mantener la coherencia en todo el proceso de medición del peso. Para ello debemos tener en cuenta cuatro factores:

Pesarse el mismo día de la semana, a la misma hora, en la misma báscula y en las mismas circunstancias.

Por ejemplo, si vais a comenzar una dieta o régimen, elegid el día que comencéis, o el día siguiente, y esperad una semana exacta a volver a pesaros, sin hacer trampa. Lo ideal es que os peséis a primera hora de la mañana antes de comer o beber cualquier cosa, en la misma báscula cada semana, sin ropa. Tomando mediciones de esta manera, os dará una buena idea del tipo de resultados que habéis sido capaces de lograr respecto a la semana anterior.

Hay que tener en cuenta, que en el caso de las mujeres, a veces y por los temas hormonales (por ejemplo unos días antes o durante su menstruación) el peso puede verse un poco alterado (por la retención de líquidos corporales).

En el caso de los que hayáis comenzado a practicar deporte, quizá veis mermadas vuestras esperanzas de ver que la báscula muestra grandes cambios al principio, a pesar de comer menos. No os desesperéis, los músculos pesan más que la grasa, y quizá ese es vuestro problema temporal.

Como opción adicinal y para establecer mejor un indicador de progreso, además del peso semanal, se puede tomar la medida de la cintura con una cinta métrica (siempre usando la misma y en el mismo lugar del cuerpo, (por ejemplo alrededor del ombligo), para asegurarnos si la báscula “nos engaña”….

Incluso  si por alguna razón (sea la que sea) la escala de la báscula no se mueve de una semana, siempre y cuando vuestra medida de cintura disminuya, podéis estar seguros de que estáis perdiendo grasa corporal porque vuestras “reservas de grasa” están reduciendo.

¿Y vosotros? ¿Habéis vuelto de vacaciones con algún kilito de más? ¿Soléis pesaros a menudo? ¿Os preocupa el tema del peso? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook