Con la llegada del invierno, las bajas temperaturas, el frío, la lluvia, la nieve y  las recién estrenadas vacaciones de invierno (o Navidad) para algunos, reconozco que quizá da algo de pereza ponerse unos leggings, unas zapatillas deportivas y hacer ejercicio o comenzar a entrenar.

en forma 1

Pero no!!!! No deben dejarse de lado las buenas costumbres o rutinas diarias de ejercicio físico establecidas durante los meses anteriores. (Para qué echar a la borda el esfuerzo que se ha ido haciendo durante el otoño o verano…¿No os parece?)

A pesar de que las fiestas navideñas, sus comilonas, dulces y demás tentaciones hiper calóricas están a la vuelta de la esquina…, y por si os sirve de estímulo para no abandonar, (o quizá para empezar) a practicar regularmente ejercicio físico, algunos consejos para manteneros en forma en invierno y sin salir de casa, son los siguientes:

1.- Escoged un espacio de vuestra casa  (por pequeña que sea) y asociadlo al ejercicio. Esta elección es mucho más importante de lo que se suele creer. Mucha gente tiende a pensar que el salón es el lugar más indicado para hacer ejercicio ya que es, normalmente, la habitación más amplia de la casa. Sin embargo, lo ideal es escoger un espacio que se logre, con el paso del tiempo, asociar al «espacio del ejercicio». Así, el lugar elegido debe de estar bien despejado, ventilado, iluminado y tener una temperatura adecuada. (Eso no quita que no pueda ser el salón de vuestro hogar, ¿eh?)

en forma 2

2.- Planteaos unos objetivos asumibles y poneos manos a la obra. No os pongáis metas que no podáis cumplir, ya que vuestra probabilidad de abandono será mayor. (Este punto no me cansaré de repetirlo). Tampoco establezcáis unas rutinas solamente porque las hace vuestro amigo o compañero (Cada persona es única).

Porque no todo el mundo tiene el mismo cuerpo, las mismas necesidades y los mismos objetivos, no todo el mundo debe hacer los mismos ejercicios. Si tenéis la ocasión, nada mejor que consultar con un entrenador personal para que os haga una tabla específica a vuestra condición física y posibilidades, y si no, podéis buscar por internet alguna tabla de ejercicios sencilla y que creáis que pueda seros útil (también hay websites con servicio de entrenamiento personal virtual).

3.-Mentalizaos para tener una rutina diaria, porque si no será difícil hacer un mínimo de ejercicio todos los días. Es mejor, por ejemplo, hacer ejercicio a primera hora de la mañana: es cuando más relajado se está, cuando menos interrupciones se pueden encontrar. A medida que pasa el día surgen más impedimentos para hacer ejercicio en casa: el trabajo, los niños, ir a la compra, un programa de televisión que nos apetece ver, una amiga que nos llama para tomar algo…

4.- La música, una gran e importante aliada. Sí, porque la música provoca sonrisas, anima a todo el mundo y ayuda a ponerse en forma: da energía, vigor y ganas de hacer ejercicio. Por este motivo, es importante tener música de fondo, porque con ella hacer ejercicio resultará aún más entretenido. (Ya le dedicaré un post a ello).

5.- Recordad que calentar antes y después del ejercicio es fundamental. Como todo el mundo sabe, el calentamiento previene de posibles lesiones y no sólo eso sino que, además, predispone el cuerpo y la mente para hacer ejercicio; es la clave de la estimulación, como tal, es necesario dedicarle al menos cinco minutos. No hay que olvidar una cosa: el calentamiento no debe causar fatiga o cansancio sino que debe servir para relajarse buscando alcanzar el grado de activación perfecto para ponerse manos a la obra con los ejercicios y tras ellos. (Es igual de importante estirar antes como después de cualquier entrenamiento). Los estiramientos no sólo previenen las agujetas, los tirones y los dolores, sino que aumentan la relajación física y mental, y ayudan a afrontar mejor el día (y la noche).

en forma 3

6.- Aunque en casa la temperatura sea más agradable que en la calle, es muy importante mantenerse siempre hidratado. En invierno también importante mantenerse hidratado, y todavía más durante la práctica de ejercicio físico. También es fundamental tener en cuenta algunos detalles como utilizar ropa deportiva transpirable, una toalla para secar el sudor (Sí, en invierno también se suda) o tener siempre agua a mano. Nunca hay que esperar a tener sed para beber agua ya que la sed aparece cuando el cuerpo ya está en parte deshidratado.

Pero no todos queremos lo mismo, por lo que no necesitamos realizar los mismos ejercicios y repeticiones. Pensad en vuestros intereses, objetivos, metas y sobre todo en los resultados de éxito a medio y largo plazo!! No hay nada mejor que sentirse bien físicamente!!! ¿No os parece así?

¿Y vosotros? ¿Tenéis establecida alguna rutina de entrenamiento en invierno? ¿Cuál? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!!!!

También podéis seguirme a través de Facebook!!!