fofos¿Cuántos o cuántas de vosotros consideráis que vuestros brazos están fuertes y tonificados? ¿O más bien están un poco “fofos” y con el paso de los años además empiezan a notar la gravedad y tenéis la piel colgando?

¿Vuestros brazos parecen “alas de murciélago”?

Esta expresión hace referencia a los brazos en los que el tiempo y/o la flacidez ha hecho mella, y un exceso de piel y grasa cuelga en la parte superior del brazo.

La solución más rápida para eliminar la grasa y el exceso de piel sobrante podría ser la cirugía como opción más cara, radical y rápida, o bien mediante alguna otra técnica más novedosa como CoolSculpting para congelar la grasa acumulada en los brazos (ya os hablaré de esta técnica en otro post), y algún tipo de láser para reafirmar el tejido sobrante y/o colgante, pero antes de llegar a estos extremos quizá se puede mejorar el tono de los brazos mediante ejercicio, algunas “cremitas”  y/o tratamiento en cabina de belleza.

Desde hace décadas, ya no necesitamos la fuerza de los brazos para llevar cubos de agua a casa, ni hacer frotar astillas de madera para el fuego, como nuestros ancestros. A no ser que seáis madres (o padres) y tengáis un hijo pequeño al que cargar (¡ojo! con las descompensaciones de carga de peso en la espalda y/o cadera), o trabajéis en algún oficio que requiera del uso de herramientas pesadas, o tengáis que trabajar con los brazos, estoy segura que si no vais al gimnasio o le dedicáis un tiempo a ejercitar la parte superior del cuerpo, brazos y hombros incluidos, esta musculatura se convierte en la gran “olvidada del cuerpo” debido a las facilidades de la vida moderna.

Los músculos clave de la parte superior del organismos son los que tiran de los brazos hacia abajo. Estos músculos, junto con los músculos de los hombros (escapulares, trapecios y deltoides como más significativos) desempeñan un papel muy importante en actividades como elevarse a pulso flexionando los brazos colgados de una barra, trepar por una cuerda, nadar, coger y lanzar objetos, etcétera….. Otros músculos importantes de esta zona son los que flexionan los brazos (bíceps) y los que extienden los brazos (tríceps).

brazo2

Para vigorizar esta parte del cuerpo son efectivos diversos ejercicios de levantamiento en plancha y elevarse a pulso colgando de las manos. Si se dispone de pesos o poleas, se pueden combinar con ellos programas variados para la parte superior del cuerpo. Si le añadimos una superficie inestable, como puede ser un bossu o pelota de fitness, o Gain Trainer de Domyos combinado con Abdo Gain tambien de Domyos, para proporcionar inestabilidad al ejercicio (ambos los podéis encontrar), y trabajar más intensamente el equilibrio y la priocepción, así como  otras cadenas musculares importantes (como los abdominales). Pero ya hablaré de ello en otro post….

Captura de pantalla 2013-08-16 a la(s) 08.45.39

Otro de los recursos más sencillos para fortalecer brazos, hombros, espalda, (tren superior), así como el cuerpo en general, otra solución puede consistir en la natación, aguagym y/o otras actividades acuáticas. Ahora en verano son muy apetecibles y sus resultados se comienzan a notar a las pocas semanas de entrenamiento. Pero eso sí, como todo, hay que ser constante.

Para aquellos que quieran trabajar los brazos en el gimnasio, sin demasiado esfuerzo y obteniendo unos excelentes resultados, el kranking puede ser una actividad a destacar.

A pesar de que la ejecución de esta actividad no es nada complicada y carece de riesgos (lo que hace aconsejable esta actividad para aquellos que tienen alguna limitación física o hasta mujeres embarazadas), os aseguro que en pocas sesiones se empieza a notar el trabajo realizado con los brazos.

El kranking es una actividad aeróbica y de fuerza de intensidad variable, (en función de la resistencia que le apliquemos), en el que se trabaja principalmente el tren superior (brazos, los hombros, espalda, lumbares y abdominales).

En función del tiempo de entrenamiento, (si se realiza una sesión de veinte minutos), se pueden llegar a quemar unas doscientas calorías. ¿Increíble, verdad? Pues sí. Debido a que los músculos de los brazos son más cortos que los de las piernas, el número calorías que se quema (en el mismo periodo de tiempo), es superior que en otra actividad en la que la musculatura implicada sea mayor.

Además del trabajo cardiovascular y de tonificación global del cuerpo (si re realiza en posición de sentadillas), con su práctica habitual (de diez a veinte minutos diarios), se pueden obtener los siguientes beneficios:

krank1Aumentar la resistencia y la densidad de los huesos.

Definir los músculos de brazos, (ideal para evitar la flacidez en esta zona corporal).

Fortalecer hombros, espalda y lumbares (previniendo dolor de espalda).

Reducir la grasa corporal.

Disminuir el estrés.

¿Y vosotros? ¿Cómo están vuestros brazos? ¿Fuertes? ¿Delgados? ¿Fofos? ¿Caídos? ¿Os preocupa su aspecto y cuidado?