Cambios en el estilo de vida y suplementos naturales para mitigar el dolor crónico

Generalmente, el manejo del dolor crónico requiere un enfoque integrador que puede incluir analgésicos, terapia, intervenciones en el estilo de vida, modificaciones dietéticas y suplementos para aliviar la molestia.

Te animamos a que sigas leyendo para conocer los enfoques de estilo de vida y los suplementos dietéticos para ayudar a acabar con el dolor.

dolor crónico

Definición del dolor crónico

¿Qué es el dolor? Se trata de una señal enviada desde una parte del cuerpo afectada al cerebro a través del sistema nervioso. Esta señal está destinada a notificar que algo anda mal, puede ser una lesión o una infección. El dolor generalmente se puede dividir en dos variantes: dolor agudo, de corta duración; o dolor crónico, que persiste más allá del tiempo normal de curación.

Ese último se caracteriza porque suele alargarse más de 12 semanas. Este dolor puede variar en intensidad de leve a severo y puede clasificarse en tres tipos principales que incluyen:

  • Nociceptivo: Una respuesta al daño real o potencial detectado por los receptores del dolor.
  • Inflamatorio: Daño tisular debido a la inflamación.
  • Neuropático: Se localiza en un área y es causado por daño o enfermedad en el sistema nervioso.

Cabe destacar que el dolor crónico en sí mismo es un síntoma, pero el término “síndrome de dolor crónico” se refiere a una afección de salud en la que se observa comúnmente este tipo de dolor. Destacan, entre otras, la fibromialgia, el síndrome del intestino irritable (SII), las migrañas, la dismenorrea (calambres menstruales) o las afecciones reumáticas.

Enfoques de estilo de vida

Los factores de riesgo modificables asociados con el dolor crónico incluyen: el consumo de alcohol, el tabaquismo, la mala alimentación y la inactividad física. Abordar el dolor crónico de manera eficaz puede implicar ciertas intervenciones en el estilo de vida:

  • Intervenciones psicológicas

Existen varios enfoques psicológicos y psicosociales para controlar el dolor. Un estudio examinó los efectos de la terapia cognitivo-conductual (TCC), la terapia conductual operante (TBO) y el entrenamiento de autohipnosis en personas con dolor crónico. El estudio sugiere que la TCC y la TBO, que abordan los factores que mantienen o empeoran el dolor, son eficaces y deben incluirse en el tratamiento multidisciplinario del dolor crónico. Por otro lado, se descubrió que la autohipnosis proporciona un alivio duradero del dolor a una minoría de personas, mientras que la mayoría solo experimenta un alivio temporal del dolor.

  • Terapia física

El objetivo de la fisioterapia es aumentar la tolerancia al movimiento y reducir el dolor, lo que disminuye también el sufrimiento y la discapacidad. Además, la fisioterapia puede ser eficaz para prevenir la progresión del dolor agudo a dolor crónico. De cara a un estudio realizado en personas con dolor lumbar, se examinaron varios resultados del tratamiento de fisioterapia en el primer punto de atención, en cualquier momento o en ningún momento. Los investigadores concluyeron que visitar a un fisioterapeuta en el primer punto de atención se asoció con un menor uso de opioides y servicios médicos.

  • Modificaciones dietéticas

Un grupo de investigadores ha propuesto una pirámide alimenticia para personas con dolor crónico. El informe se ha publicado en la revista Nutrition Research Reviews, en el que destacan la importancia de aumentar los alimentos antiinflamatorios y antioxidantes en la dieta. Se trata de unos hábitos alimenticios que fomentan el consumo de carbohidratos de bajo índice glucémico, verduras, frutas, yogur, vino tinto y aceite de oliva virgen extra. Asimismo, la pirámide alimentaria también permite una ingesta moderada de legumbres y proteínas animales como pescado, carnes blancas, huevos, queso fresco y carnes rojas.

  • Acupuntura

Un metaanálisis reciente compiló ensayos clínicos que examinan los efectos de la acupuntura en el tratamiento del dolor crónico. El estudio mostró que la acupuntura está asociada a la reducción del dolor crónico en comparación con los grupos de control. Varias instituciones y profesionales recomiendan cada vez más esta técnica, sobre todo en casos en los que se desee acabar con ciertos dolores de cabeza o de espalda.

  • Ejercicio para el dolor

Por último, los estudios de revisión han evaluado los efectos de varios tipos de ejercicio en personas con dolor crónico. Las actividades físicas más destacadas son el entrenamiento básico, el yoga, pilates y tai chi, así como ejercicios aeróbicos, de fuerza y ​​flexibilidad. La investigación sugiere que el ejercicio puede mejorar varios factores relacionados con el dolor crónico, incluida la gravedad y la función física.

Suplementos para la inflamación y el dolor

Los mejores suplementos naturales para el dolor crónico varían según el estado de salud de la persona o de la causa raíz del dolor. En este artículo hemos destacado algunos de los principales suplementos para el dolor basados ​​en la evidencia:

  • Curcumina

Se ha demostrado que la suplementación con curcumina reduce el dolor en personas con afecciones inflamatorias (colon irritable y artrosis). Este ingrediente puede ejercer sus efectos antiinflamatorios al inhibir ciertas enzimas que median los procesos inflamatorios.

  • Ácidos grasos omega-3

Conocidos por sus efectos antiinflamatorios, se encuentran en fuentes dietéticas que incluyen pescado graso, linaza, semillas de cáñamo y nueces. También los puedes encontrar en una variedad importante de suplementos dietéticos.

Los metaanálisis han examinado los efectos de la suplementación con omega-3 en diversas condiciones. Por una parte, pueden mejorar el dolor crónico en afecciones como la dismenorrea (cólicos menstruales). En segundo lugar, se ha probado en pacientes con artritis reumatoide, tomándolo durante más de tres meses se redujeron la ingesta de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), un medicamento que se usa comúnmente para controlar el dolor.

  • Vitamina D

Es una vitamina soluble en grasa, se produce en la piel con la exposición al sol y se proporciona en pequeñas cantidades a partir de ciertas fuentes dietéticas (aceite de hígado de bacalao, yemas de huevo o queso). La deficiencia de vitamina D ocurre comúnmente en individuos con exposición limitada al sol y aquellos con problemas para absorber o convertir la vitamina a su forma activa.

La investigación ha encontrado que los niveles bajos de vitamina D están asociados con niveles altos de dolor reportado. Los estudios que han evaluado el efecto de la suplementación con vitamina D en personas con dolor crónico generalizado, como las personas con fibromialgia, han encontrado que la suplementación puede disminuir las puntuaciones de dolor.

Suplementos naturales para el dolor articular

Dejando a un lado los nutrientes enumerados anteriormente, se ha demostrado que otros productos naturales también pueden aliviar el dolor articular:

  • Colágeno

El colágeno es un componente estructural que se encuentra en ciertos tejidos corporales. Estos suplementos se producen a partir de una variedad de fuentes que incluyen membranas de res, pescado, cerdo y cáscara de huevo. En personas con artrosis de rodilla, se ha demostrado que la suplementación con colágeno reduce el dolor y la rigidez. De manera similar, en individuos con artritis reumatoide, se encontró que el colágeno reduce los síntomas y los niveles del factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa), un marcador inflamatorio.

  • Capsaicina

La podemos encontrare de manera natural en los pimientos picantes o en la pimienta de cayena, que se usa en productos tópicos para aliviar el dolor. Los investigadores han descubierto que el gel o la crema de capsaicina tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio cuando se usa repetidamente. Estos productos pueden beneficiar a las personas con problemas de dolor en las articulaciones (artrosis y artritis reumatoide). Debes tener en cuenta que la capsaicina puede tener un efecto cáustico o quemante si se usa en exceso. Consulta a tu médico para obtener orientación sobre cómo administrar correctamente estos productos.

Conclusión

El dolor crónico es un síntoma que afecta negativamente la función física y la calidad de vida de una persona. Un enfoque multidisciplinario para el manejo del dolor crónico puede implicar modificaciones en el estilo de vida y la incorporación de suplementos alimenticios. Además, se recomienda trabajar con un médico integrador o un equipo de atención médica integradora para desarrollar un enfoque individualizado del tratamiento.

Referencias

1. Bundy R, Walker AF, Middleton RW, Booth J. Turmeric extract may improve irritable bowel syndrome symptomology in otherwise healthy adults: a pilot study. J Altern Complement Med. 2004 Dec;10(6):1015-8.

2. Shep D, Khanwelkar C, Gade P, Karad S. Safety and efficacy of curcumin versus diclofenac in knee osteoarthritis: a randomized open-label parallel-arm study. Trials. 2019;20(1):214. Published 2019 Apr 11. doi:10.1186/s13063-019-3327-2

3. Menon VP, Sudheer AR. Antioxidant and anti-inflammatory properties of curcumin. Adv Exp Med Biol. 2007;595:105-25.

4. Prego-Dominguez J, Hadrya F, Takkouche B. Polyunsaturated Fatty Acids and Chronic Pain: A Systematic Review and Meta-analysis. Pain Physician. 2016 Nov-Dec;19(8):521-535.

5. Lee YH, Bae SC, Song GG. Omega-3 polyunsaturated fatty acids and the treatment of rheumatoid arthritis: a meta-analysis. Arch Med Res. 2012 Jul;43(5):356-62.

6. Mills SEE, Nicolson KP, Smith BH. Chronic pain: a review of its epidemiology and associated factors in population-based studies. Br J Anaesth. 2019;123(2):e273-e283. doi:10.1016/j.bja.2019.03.023

7. Yong WC, Sanguankeo A, Upala S. Effect of vitamin D supplementation in chronic widespread pain: a systematic review and meta-analysis. Clin Rheumatol. 2017 Dec;36(12):2825-2833.

8. Ausar SF, Beltramo DM, Castagna LF, Quintana S, Silvera E, Kalayan G, Revigliono M, Landa CA, Bianco ID. Treatment of rheumatoid arthritis by oral administration of bovine tracheal type II collagen. Rheumatol Int. 2001 May;20(4):138-44.