curcumina
Curcumina

La cúrcuma es una especia ayurvédica que se ha usado tradicionalmente como ingrediente culinario y de salud. La cúrcuma se ha abierto camino en una variedad de productos dirigidos al consumidor que se preocupa por su salud. Esta especia de color dorado guarda todo su poder en su principio activo, la curcumina. Es la responsable de la actividad antiinflamatoria y antioxidante de la especia.

Propiedades beneficiosas de la curcumina

La popularidad de la curcumina en la medicina tradicional e integradora puede atribuirse a sus efectos beneficiosos sobre la inflamación. Además, sus propiedades antioxidantes ayudan a combatir a los radicales libres.

Los estudios muestran que la curcumina reduce la inflamación al regular a la baja la enzima COX-2, de manera similar a los medicamentos paracetamol e ibuprofeno. También disminuye las enzimas iNOS, que participan en la producción de óxido nítrico (ON). El ON es una molécula importante que ayuda a modular ciertas funciones corporales, como el tono vascular y la secreción de insulina. Si bien el óxido nítrico es necesario, también puede desempeñar un papel en los efectos de la inflamación crónica que promueven la enfermedad.

Otras investigaciones informan que la curcumina puede prevenir la inflamación y el daño oxidativo producido por los radicales libres de las siguientes maneras:

  • Inhibir el metabolismo del ácido araquidónico, un ácido graso omega-6 proinflamatorio.
  • Prevención de la producción de citocinas generadoras de inflamación.
  • Promover la apoptosis, un proceso que resulta en la muerte controlada de las células dañadas.

La curcumina también actúa como antioxidante, eliminando los radicales libres que pueden provocar daño celular. Los radicales libres son átomos inestables a los que les falta un electrón. Se les ha implicado en una serie de enfermedades como artritis, asma, aterosclerosis, diabetes y demencia. La investigación preliminar también sugiere que la curcumina puede aumentar la actividad de los poderosos antioxidantes glutatión y superóxido dismutasa (SOD). Concretamente, existen investigaciones que sugieren que la curcumina es tan eficaz como algunos medicamentos antiinflamatorios, pero con un menor riesgo de efectos secundarios.

Beneficios para la salud de la curcumina

Los estudios sugieren que los dos mecanismos de acción de la curcumina explicados anteriormente pueden potencialmente prevenir o mejorar una amplia gama de problemas de salud.

  • Cognición

Anteriormente se creía que las personas nacían con un número finito de neuronas, que se extinguían con el paso de los años. Esto llevó a la suposición de que el deterioro de la función cerebral y la memoria era inevitable a medida que envejecemos. Una nueva investigación muestra que las neuronas pueden formar nuevas conexiones a lo largo de la vida. Mejor aún, la curcumina puede ayudar a mejorar el desarrollo de nuevas neuronas en ciertas áreas del cerebro al aumentar los niveles de una hormona del crecimiento llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF).

Según un estudio doble ciego controlado por placebo que se publicó en el American Journal of Geriatric Psychiatry, tomar 90 mg de curcumina dos veces al día durante 18 meses mejoró la memoria en personas mayores con pérdida leve de memoria hasta en un 28%. Los investigadores notaron que los del grupo de la curcumina también experimentaron una mejor concentración y una leve mejora en el estado de ánimo. Además, se encontraron menos signos de acumulación de placa beta-amiloide y tau, dos distintivos de la enfermedad de Alzheimer. Por lo que la situación en los cerebros de las personas que tomaron la curcumina mejoró, en comparación con los que tomaban el placebo.

Otras investigaciones que examinan los efectos protectores de la curcumina sugieren que el compuesto puede disminuir la placa beta-amiloide existente. Asimismo, podría servir para retardar la degradación de las neuronas y proteger contra la toxicidad por metales pesados. Como resultado, la curcumina podría ayudar a preservar la cognición y la memoria en adultos sanos, además de brindar beneficios a quienes viven con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

  • Depresión

La curcumina puede mejorar el estado de ánimo en personas con depresión al aumentar los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro. Estos, a menudo, son conocidos como los neurotransmisores para “sentirse bien”.

En un ensayo clínico reciente, los investigadores dividieron a 60 pacientes con trastorno depresivo mayor en tres grupos. Uno de ellos tomó curcumina, el segundo grupo ingirió el medicamento antidepresivo fluoxetina y el tercero tomó curcumina y fluoxetina. Después de 6 semanas, los investigadores encontraron que la curcumina era tan eficaz como el medicamento para mejorar los síntomas depresivos. Sin embargo, aquellos que tomaron la combinación de curcumina y medicación antidepresiva experimentaron el mayor alivio, con 77,8% de los participantes demostrando mejoras.

  • Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es un problema de salud importante. ¿Las buenas noticias? La investigación en humanos emergente sugiere que la curcumina reduce los niveles de insulina después de las comidas hasta en un 26%. Los estudios sugieren que las propiedades antiinflamatorias de la curcumina también pueden ayudar a aliviar el dolor nervioso que suelen experimentar las personas con diabetes.

Otros datos sugieren que la suplementación con curcumina mejora la salud cardiovascular al reducir el peso corporal, el colesterol LDL (“malo”) y los triglicéridos en personas con diabetes tipo 2. Dado que los adultos con diabetes tipo 2 tienen un riesgo de 2 a 4 veces mayor de desarrollar enfermedad cardiovascular y 2 de cada 3 diabéticos morirán de un evento relacionado con enfermedades cardiovasculares, es importante centrarse en reducir los factores de riesgo cardiovascular, así como en niveles de azúcar en sangre.10

  • La salud del corazón

Las personas con diabetes no son las únicas que pueden beneficiarse de los efectos saludables para el corazón de la curcumina. Las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la curcumina también mejoran varios factores de riesgo cardiovascular comunes. La curcumina no solo reduce los niveles totales de LDL, los estudios en animales muestran que también inhibe la oxidación de LDL. Se ha demostrado que las LDL oxidadas dañan el revestimiento interno de las arterias y contribuyen a la aterosclerosis. Por otra parte, algunos estudios preclínicos sugieren que la curcumina puede desempeñar un papel en la prevención del agrandamiento del corazón, insuficiencia cardíaca y un tipo de latido cardíaco anormal conocido como arritmia ventricular.

Un estudio de adultos mayores en la revista Aging informó que la suplementación con curcumina durante 12 semanas mejoró la función de las arterias al aumentar la biodisponibilidad del óxido nítrico y al reducir el estrés oxidativo. Otra investigación en The American Journal of Cardiology encontró que los pacientes que tomaron una dosis alta (4.000 mg) de curcumina antes y después de someterse a una cirugía de derivación coronaria tenían un riesgo 65% menor de sufrir un ataque cardíaco mientras estaban en el hospital.

  • Salud de las articulaciones

La artrosis es el trastorno inflamatorio de las articulaciones más común y una de las principales causas de discapacidad en personas mayores de 60 años. La curcumina no solo reduce el dolor y la inflamación en las articulaciones afectadas por la artrosis, sino que también podría ayudar a prevenir que los condrocitos, células especializadas en el cartílago articular, se descompongan.

Un ensayo clínico de pacientes con artrosis descubrió que la suplementación con curcumina reducía el dolor tan eficazmente como el diclofenaco, un medicamento recetado. Según los resultados, los pacientes del grupo de curcumina tenían tasas mucho más bajas de malestar gastrointestinal en comparación con el medicamento. Otro estudio clínico encontró que combinar curcumina con boswellia, planta con propiedades antiinflamatorias, no solo alivió el dolor articular en pacientes con artrosis, sino que también mejoró la rigidez matutina, las limitaciones de la función física y la evaluación global de las puntuaciones de gravedad de la enfermedad.

Preocupaciones por la absorción

A pesar de todos sus beneficios, la curcumina tiene una desventaja. Resulta que este compuesto no es absorbido fácilmente por el cuerpo porque carece de solubilidad, lo que puede limitar su efectividad. Además, la curcumina también se metaboliza rápidamente en el tracto gastrointestinal y el cuerpo la elimina rápidamente. Para superar estas dificultades, se han desarrollado varias formas de suplementos de curcumina utilizando diferentes tecnologías para mejorar su absorción y biodisponibilidad:

  • Añadiendo piperina, el ingrediente activo de la pimienta negra.
  • Unión de curcumina con fosfolípidos para crear un complejo de fitosomas de curcumina.
  • Como curcumina liposomada, encapsulando las partículas de curcumina como lípidos sólidos.

Conclusión

Se ha demostrado que la curcumina proporciona una variedad de beneficios para la salud atribuidos principalmente a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Como resultado de su baja absorción y biodisponibilidad, es mejor buscar un suplemento con una absorción mejorada que haya sido verificado clínicamente. Acude a profesional de la salud para que te pueda orientar a la hora de escoger los mejores productos a base de curcumina y pautarte la dosis más adecuada a tus necesidades.