Más feliz, a pesar de todo (Sí a la felicidad)

Cuando nos sucede algo bueno, nos alegramos mucho, y cuando nos ocurre algo malo, nos entristecemos. ¿Puedo ser feliz a pesar de todo?

¿Qué impacto tiene este hecho, por bueno o malo que sea, en nuestra felicidad un mes más tarde?

Los estudios lo dicen claramente: absolutamente ninguno. Esto se debe a que la felicidad no depende de la situación presente (todos tenemos altibajos), sino que es la línea de referencia que se encuentra entre los momentos buenos y los momentos malos y que cambia constantemente.

Muchas personas creen que la función de la ciencia de la felicidad es lidiar sólo con situaciones que se ubican a la derecha de la escala; es decir, que mientras todo vaya bien, o incluso mejor que bien, sacarás provecho de los hallazgos de esta ciencia.

Leed, pensad y analizad la siguiente afirmación:

 “Si tus niveles de felicidad se elevan, aunque sea sólo un poco, también lo hará tu capacidad para innovar y crear, tanto en el trabajo como en los estudios. En ambos casos, los niveles de productividad e implicación aumentan de manera significativa al aumentar el bienestar”

¿Os parece cierto? ¿Difícil? ¿Mentira? ¿Imposible? La respuesta en frío puede ser variada, pero si analizamos punto por punto las afirmaciones, consejos y argumentos que nos da Tal Beh-Sahar (@TalBenShahar) en su nuevo libro “Más feliz, a pesar de todo” Editorial Alienta encontraréis la respuesta a vuestras dudas.

Tal Ben-Shahar | @happiness.studies.academy

Esta nueva obra, además de una fantástica lectura, es a la vez una herramienta de diagnóstico, que ayuda a los lectores a identificar los componentes fundamentales de la felicidad en sus propias vidas, y una receta para ser más felices.

Como revela Ben-Shahar en este libro, nuestra felicidad es fruto de una combinación de cinco componentes esenciales: el bienestar espiritual, el físico, el intelectual, el relacional y el emocional.

De esta manera, aborda la cuestión de la felicidad moderna desde todos los ángulos, dotándonos de estrategias para gestionar nuestras emociones, cuidar de nuestro cuerpo, alimentar nuestras relaciones, mantener la curiosidad intelectual y vivir con atención plena, incluso cuando parece que todo va mal. y nos recuerda la importancia de tener presente nuestra finitud.

two yellow emoji on yellow case
SONRIE A LA FELICIDAD

Porque la ausencia de conversaciones sobre este tema en la vida cotidiana o cuando aparece una enfermedad grave en un familiar, la desaparición de los niños en los rituales de despedida y la falta de preparación provocan que vivamos con mayor estrés la inevitable experiencia de la muerte

La ciencia de la felicidad es aplicable a cualquier situación, con independencia del lugar en que te encuentres. Porque la ciencia de la felicidad fortalece nuestro sistema inmunitario psicológico.

Y cuando nuestros niveles de felicidad aumentan no nos benefician sólo a nosotros. La felicidad mejora nuestras relaciones, lo cual es aún más significativo cuando muchos de nosotros estamos confinados en un mismo lugar, a menudo con las mismas personas, durante mucho tiempo.

Pero esto no quiere decir que si uno es feliz no va a tener ninguna discusión en casa; habrá momentos de malestar, de desacuerdos; días en los que querrás salir huyendo de todo y no soportarás a los que te rodean. No pasa nada. Te diría que “es normal”. Nadie es feliz cada día o para siempre. Forma parte de la condición de «ser humano».

No obstante, una pequeña mejora en tu bienestar, por pequeña que sea, implica que tendrás menos asperezas que limar en tus relaciones y, cuando esto ocurra, estarás mejor equipado para enfrentarte a ellas.

Además, dado que la felicidad es contagiosa, al incrementar tu propia felicidad inviertes en la felicidad de quienes te rodean, por lo que estarás poniendo tu granito de arena por un mundo más feliz, más sano, más honrado; en definitiva, un mundo mejor.

Recuerda: ¡SONRIE A LA VIDA, Y ESTA TE SONREIRA A TI!

Estaré encantada de leer tus comentarios en mi blog! Y grupo de Facebook vivir bien es un placer