La Ashwagandha es una de las plantas más valerosas dentro de la medicina ayurvédica,  utilizándose en esta cultura desde la antigüedad para una amplia variedad de situaciones, y por sus beneficios restauradores. En sánscrito, Ashwagandha significa «aroma de caballo”, dado su característico olor y por su simbología de que la toma de esta planta adaptógena puede «convertirnos fuertes como un caballo”, gracias a sus capacidades vigorizantes y de aumento de los niveles de energía, al fortalecer el asistema inmune después de una enfermedad.

ashwa1

Ashwagandha se refiere con frecuencia como «ginseng indio» por sus propiedades rejuvenecedoras y similares a las de esta raíz, aunque botánicamente, ambas no tienen nada que ver.

Ashwagandha una planta que pertenece a la familia de las Solanáceas (la misma familia que el tomate y el goji) y está considerada una planta adaptógena (es decir, que ayuda a equilibrar el organismo). Tiene propiedades energizantes y a la vez calmantes, por lo que se utiliza tanto para casos de estrés como de falta de energía. Pero eso no es todo:

Ayuda a mantener el equilibrio mental y emocional y contribuye al bienestar general. Ayuda a mantener las funciones mentales de las personas mayores y es un apoyo cuando se necesita incrementar los niveles de energía, la claridad mental y la concentración (ideal en cambios de estación, épocas de examen o en situaciones de cambio).

Son también interesantes sus funciones como apoyo en la salud reproductiva, al contribuir a mantener la energía en el embarazo, apoyar el funcionamiento de los órganos reproductores de la mujer y las funciones sexuales masculinas. También ayuda a la movilidad y cantidad de esperma. El uso de la hierba ayurvédica en estos casos, puede ayudar a aliviar estos síntomas y apoyar un sentido energético y rejuvenecedor de bienestar.

Ashwagandha contiene muchos productos químicos medicinales útiles, incluyendo withanólidos (lactonas) esteroideos, alcaloides, colina, ácidos grasos y aminoácidos, entre otros. Diversas investigaciones médicas han estado estudiando Ashwagandha durante años con gran interés y han realizado más de 200 estudios sobre los beneficios curativos de esta botánico.

ashwas2

Algunos ejemplos de los efectos beneficios para las salud  son:

Protege el sistema inmunológico

Ayuda a combatir los efectos del estrés

Mejora el aprendizaje y  la memoria

Reduce la ansiedad y la depresión sin causar somnolencia

Ayuda a reducir la degeneración de las células cerebrales

Estabiliza el azúcar en sangre

Ayuda a reducir el colesterol

Ofrece beneficios antiinflamatorios

Mejora y estimula potencia sexual tanto para hombres y mujeres

Como curiosidad, en occidente el Ashwagandha se ingiere normalmente en forma de cápsulas, o extracto en polvo, como suplemento nutricional, y en India, a veces en té. Como siempre, antes de tomar cualquier suplemento, y en este caso Ashwagandha, se debe consultar con un profesional de la salud. Y como última puntualización, no se recomienda para las mujeres embarazadas o lactantes, ni en niños menores de 14 años (aunque en India se utiliza en menores. Pero bajo otras circunstancias y siempre dentro de la medicina ayurvédica. Y este no es el caso).

¿Y vosotros? ¿Habíais oido hablar de Ashwagandha? ¿Soléis tener astenia primaveral? ¿Qué os parecen sus propiedades tónicas y energéticas? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!