Una mascarilla casera de avena para cada tipo de piel

¿Recordáis mi post en el que hablaba de las múltiples propiedades de la avena? Gracias a su contenido en vitaminas, minerales y aminoácidos, la avena es un excelente aliado para embellecer la piel, tanto en su uso interno como externo.

La avena puede ser un ingrediente perfecto para realizar una mascarilla casera excelente para nutrir, hidratar y hasta exfoliar la piel, todo depende de los ingredientes complementarios y de la manera de realizarla. Veamos:

Mascarilla nutritiva de avena, miel y algo más..

Para pieles normales y/o mixtas

Mezclad dos cucharadas de avena molida con cuatro cucharadas de crema de leche o nata líquida. Dejad reposar durante unos pocos minutos. Añadid una cucharada de miel y ligar bien la mezcla. Si veis que la mezcla os ha quedado muy líquida, podéis añadir un poco más de avena para espesarla.

Para pieles secas

Si tenéis la piel muy seca, en lugar de crema de leche, podéis utilizar aceite de oliva o aceite de rosa mosqueta (cuatro cucharadas), la avena (dos cucharadas) y la miel (una cucharada).

Para pieles grasas

Si tenéis el cutis muy graso, en lugar de crema de leche, utilizad dos cucharadas de agua y dos cucharadas de zumo de limón, la avena (dos cucharadas) y también la miel (una cucharada).

Para pieles sensibles (y/o grasas o mixtas)

Por el contrario, si tenéis el cutis sensible (y graso) podéis utilizar agua de manzanilla (cuatro cucharadas), la avena en polvo (dos cucharadas) y por supuesto, la miel (una cucharada).

En todos los casos y una vez preparada la mascarilla que hayáis elegido, aplicad la pasta en el rostro y cuello bien limpios, durante diez minutos y pasado ese tiempo, retirad la mascarilla con agua templada mediante masajes circulares para acabar de limpiar en profundidad el cutis y hasta que no quede ningún resto en la piel.

Para acabar el “ritual mascarilla de avena”, podéis tonificar la piel con vuestro tónico habitual  y aplicar vuestra crema habitual, aunque os animo a que esperéis por lo menos diez minutos… dejad que vuestra piel disfrute fresca, tersa, hidratada y rejuvenecida!!

¿Y vosotras? ¿Habéis probado alguna vez a haceros alguna mascarilla casera? ¿Con qué ingredientes? Estaré encantada de leer vuestros comentarios en mi blog

0 comentarios en «Una mascarilla casera de avena para cada tipo de piel»

    • Hola Evamar!! Me alegra saber que te ha gustado la idea. La mascarilla para pieles mixtas se realiza con crema de leche, rica en ácido láctico. Ya verás que fina e hidratada te deja la piel!!! Besos

      Responder
  1. me gusta me gusta!! yo tb me apunto la receta.
    aunq la avena, donde la compro?? por un momento me he visto machacando los copos de los cereales del desayuno 😉

    Responder
    • Hola Zarzi!! La avena la puedes comprar en cualquier tienda de dietética. Sé que en el Corte Ingles tambien la tienen. Ya me contarás tu «experiencia mascarilla de avena»!! Besos 🙂

      Responder
    • Hola Gladys. Puedes hacer esta mascarilla una vez por semana, o bien cada dos, si la vas alternando con alguna otra, o en función de tu tipo de piel y necesidades!!! Ya me contarás!!! Besos

      Responder
  2. HOLA, PODRIAN DECIRME POR FAVOR SI PUEDO USAR UNA MASCARILLA CASERA DIARIA? TENGO 62 AÑOS Y TAL VEZ DIGAN UDS, YA PARA QUE SE PONE MASCARILLAS ? 🙂 PERO QUIERO QUE MI CARA SE VEA LO MEJOR POSIBLE,

    MIL GRACIAS POR SU RESPUESTA. QUE DIOS LAS BENDIGA.

    Responder
    • Hola Cerecita. Claro que puedes ponerte una mascarilla casera!! No hay edad para ello. Las mascarillas sirven para nutrir y embellecer la piel «al momento», como un efecto «flash», de confort para el cutis y piel. No esperes milagros, pero a la piel le sienta muy bien que se le aporten unos nutrientes naturales (frutas, cereales, miel, aceite, etcétera..) extra, de vez en cuando. Hay mascrillas para todo: astringentes, purificantes, hidrantantes, nutritivas, etcétera…. En tu caso, quizá comenzaría por la de avena con crema de leche y miel. Diez minutos y ya me contarás!! Besos

      Responder

Deja un comentario