Los rizadores de pestañas me recuerdan a mi madre. Cada día utilizaba su rizapestañas para rizar (lógico, ¿no?) y embellecer sus pestañas. Recuerdo que lo cuidaba con mimo, cambiando a menudo sus almohadillas porque según ella, tenían que estar siempre en muy buen estado para no estropear ni romper las pestañas.

Otro de sus consejos, ahora extendido a mi hija (otra fanática de maquillarse los ojos y pestañas) ha sido el de recomendarle la mejor marca según los expertos en belleza: Tweezerman.

¿Y qué tienen los rizapestañas Tweezerman que no tengan los demás? Además del prestigio de la marca, su diseño ergonómico está pensado para adaptarse a la forma de los ojos y de las manos para una precisión máxima y la gran extensión de sus  almohadillas de silicona para proteger las pestañas, abarcan la totalidad de éstas, hasta las más externas (imaginaos lo maravillosas que pueden quedar después de su uso).

Pero eso no es todo:

Su arco superior ligeramente arqueado para conseguir una curvatura de raíz hasta de las pestañas más pequeñas.

Su sistema de agarre y excelente amortiguación facilitan la máxima firmeza a la hora de presionar sin estropear las pestañas, consiguiendo una curvatura máxima.

En cuanto a su diseño, sus estilizadas líneas y su combinación de oro rosa y almohadilla en negro le dan un aspecto chic irresistible. Os lo puedo asegurar!!!

¿Y vosotras? ¿Soléis rizaros las pestañas? ¿O pensáis que con el rimmel ya es suficiente? ¿o acaso tenéis miedo de estropearlas? Estaré encantada de leer vuestro comentarios!!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook