Cambio radical, en el último desfile de Alta Costura otoño invierno de Dior: colores vivos y contrastados, en plena floración, han revolucionado los rostros de las tops más aduladas del momento.  Fuera el eyeliner “vintage” de niña buena!!

Pat McGrath, directora del maquillaje de la pasarela, cambia de tercio y se inspira en cada vestido para crear su propia paleta, una composición floral que mezcla el amarillo del tulipán, el morado de los jacintos, el rojo de las rosas, el azul del iris y el verde del follaje.

Aplicados con pincel con la precisión de un cirujano, los pigmentos enmarcan la mirada con una banda rectangular con terminaciones puntiagudas hacia el extremo externo del ojo. Un verdadero caleidoscopo de colores sobre el párpado móvil, subrayado con el sello Dior por excelencia: el eyeliner.

En la boca y en las uñas en almendra, un color ciruela mate añade un toque de modernidad que contrasta con la euforia de la mirada.

La tez permanece impoluta para que el color pueda expresarse libremente en los ojos y labios. La piel del rostro y del cuerpo se ha embellecido con maquillaje de base y polvos Diorskin Nude en tonos porcelana.

¿Os gustan los estilismos de maquillaje propuestos por Dior en la pasarela de Alta Costura Otoño Invierno 2010/2011?

También podéis seguirme a través de Facebook

fuente: www.diorcouture.com