Además del rostro, las manos son una de las partes más visibles de nuestro cuerpo……..  Al gesticular, hablar, saludar, o al realizar cualquier actividad de la vida cotidiana las estáis mostrando. Unas manos con unas uñas cuidadas y bonitas pueden ser muy atractivas y sensuales, aunque unas uñas descuidadas, sucias o “comidas” …..  pueden arruinar nuestra imagen.

Si no queremos que eso ocurra, debemos empezar a cuidar de nuestras uñas, de la misma manera que cuidamos de nuestra indumentaria, maquillaje o peinado. Unas uñas bien arregladas dicen mucho de uno mismo. ¿No os parece?

Con una serie de cuidados y mimos, podemos “reconvertir” unas uñas “comidas” a unas uñas «arregladas», consiguiendo así mejorar el aspecto y belleza de la mano.

Para ello, nada mejor que una buena manicura. En este caso hemos utilizado los siguientes productos: un bálsamo reparador para las uñas, un quita cutículas, una base protectora, un esmalte con color y un acelerador del secado del esmalte.

Empecemos con el paso a paso de esta manicura:

Aplicamos un quita cutículas y dejamos actuar para que éstas se ablanden y sean más fáciles de retirar. (En este caso hemos utilizado Pelline Dior)

Con la ayuda de un palito de naranjo, aplicamos un bálsamo reparador. (Hemos utilizado Creme Abricot Dior).  El palito de naranjo tiene dos puntas, una para empujar (punta plana) y la otra quitar la cutícula (punta puntiaguda).

Masajeamos las uñas y su contorno, para que el bálsamo penetre bien y para hidratar y nutrirlas en profundidad. (Un Gemmi-truco: Tened siempre a mano un balsamo reparador, ya sea cerca del sofá o de la butaca donde os sentéis a descansar por la noche.

De esa manera y mientras estáis viendo la televisión, escuchando música o viendo una película podéis aprovechar para haceros un masaje nutritivo con el bálsamo. Vuestras uñas, cutículas, dedos y manos os lo agradecerán!!!!!  ).

Cortamos la piel muerta que se encuentra sobre los contornos de la uña. Pero, !ojo!  la cutícula sólo debe ser cortada muy raramente ya que el corte de esta piel muerta favorecerá el crecimiento más rápido de una nueva piel.

Limamos las uñas, dándoles una bonita forma redondeada. Deben limarse con suavidad,  siempre hacia una misma dirección para evitar que se astillen. Debemos tener cuidado de no limar las uñas muy cerca de la piel (porque en este caso, hay poca uña para limar).

Aplicamos la base protectora para proteger la uña del esmalte, (ya que éste suele resecarlas), previniendo el astillado, fractura y descamación de las uñas, endureciéndolas de forma natural, evitando así su resquebrajamiento. (Hemos utilizado Base Coat Dior: una base protectora de larga duración).

Procedemos a pintar las uñas con el color que hayamos elegido. Al tener las uñas tan cortas, es preferible utilizar colores claros como el rosa que hemos elegido (a pesar de que estemos en invierno).

Y para finalizar aplicamos un brillo protector para que acelere el secado del esmalte, prolongue su duración y refuerce su resplandor. (En este caso hemos utilizado Top Coat Dior).

Y ya tenemos las manos y las uñas listas para lucir a juego con el maquillaje del rostro!!! ¿Os gusta el resultado?

Tener las uñas pintadas y arregladas, además de embellecer las manos puede ayudaros a que dejéis de comeros las uñas. (En nuestro caso, Gemma Jr. ha dejado de comérselas a raíz de la sesión de fotos para el paso a paso de esta manicura!! Es más, ahora se las cuida con mimo y esmero).

¿Y vosotras?  ¿Os arregláis las manos y las uñas habitualmente? ¿Soléis haceros la manicura? ¿Os coméis las uñas? Estaré encantada de leer vuestros comentarios
Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook