Para poner el pelo “en forma” y prepararlo para el frío del invierno, nada mejor que un corte de pelo (las puntas al menos) y un tratamiento capilar con aceite de almendras dulces para nutrir el cabello en profundidad.

cabello1

Una vez a la semana (o más), podéis aplicar aceite de almendras dulces sobre el cabello seco mediante un masaje, insistiendo en las puntas y los medios, pero evitando el cuero cabelludo si lo tenéis graso, para no sobre engrasarlo.

Dejad actuar como mínimo veinte minutos, aunque si queréis aumentar su efectividad lo podéis dejar una hora o más. (Conozco gente que lo deja actuar toda la noche, con excelentes resultados). Pero eso no es todo:

Para optimizar todavía más su efectividad, podéis cubriros el cabello con una toalla o gorro de plástico. Pasado el tiempo, lavad el pelo con vuestro champú habitual y… ya me explicaréis los resultados!!

cabello2 El aceite de almendras también puede aplicarse sobre la piel muy seca para nutrirla y suavizarla en profundidad. Se puede mezclar con aceite de rosa mosqueta (combinación ideal para combatir las arrugas y estrías), lavanda (como relajante por la noche), naranja (tónico y vitalizante), romero (relajante muscular) o caléndula (para pieles sensibles, irritadas o con estrías muy pronunciadas).

¿Y vosotros? ¿Habéis probado alguna vez el aceite de almendras dulces? ¿Cómo lo utilizáis? Estaré encantada de leer vuestros comentarios!!

Besos desde mi blog!!!

También podéis seguirme a través de Facebook