Además de proteínas, hidratos de carbono y grasas, que son macronutrientes (ya que el cuerpo los necesita en grandes dosis), nuestro organismo requiere de otros nutrientes en pequeñas cantidades, pero no por ello, sin menos importancia.

Micronutrientes básicos: Vitaminas y mineralesEstoy hablando de los micronutrientes. Seguro que, si os hablo de vitaminas y minerales, ya os habréis familiarizado más fácilmente con el concepto.

En este post, vamos a ver las vitaminas «vitaminas y sus funciones«. que se distinguen en dos grandes grupos:

VITAMINAS HIDROSOLUBLES

Se disuelven en agua y están presentes en las partes acuosas de los alimentos. A este grupo pertenecen la vitamina C y las del complejo B (B1, B2, niacina, ácido fólico, B6, B12, ácido pantoténico y biotina).

Nuestro organismo tiene una capacidad muy limitada para almacenar estas vitaminas y se eliminan fácilmente por la orina; por lo que se recomienda su ingesta diaria.

Micronutrientes básicos: Vitaminas y mineralesLa necesidad de vitaminas hidrosolubles diaria debe siempre tener en cuenta el nivel de actividad física cada persona, dado que el ejercicio o ciertas actividades físicas o psíquicas activan numerosas reacciones metabólicas cuyas vitaminas son las coenzimas.

Las podemos obtener de la fruta, (sobre todo cítricos y kiwis) y de algunas verduras, leche, cereales y algunos productos cárnicos (B-6 y B-12 por ejemplo)

VITAMINAS LIPOSOLUBLES

Son aquellos micronutrientes que se absorben y transportan con los lípidos de la dieta en forma de micelas y pueden almacenarse durante meses e incluso años en la grasa del cuerpo o en el hígado. Son de más difícil eliminación, aunque en determinados períodos deben consumirse en cantidades suficientes. En este grupo cabe destacar la vitamina A, E y D.

Las podemos obtener de los aceites de primera presión en frío (de pescado y vegetales), del hígado, mantequilla, frutas y verduras verdes y amarillas, yemas de huevo, leche, y algunos frutos secos.

En cuanto a los MINERALES, se distinguen dos grandes grupos:

Macro-minerales: Ocho en total y son necesarios en cantidades superiores a 100 mg/día. Entre ellos, se puede destacar: Calcio, Fósforo, Magnesio, Sodio, Potasio, Cloro y Azufre.

Micro-minerales: Son aquellos en los que se necesitan menores de 100mg al día. Entre ellos se pueden señalar: Hierro, Cinc, Cobre, Fluor, Yodo, Selenio, Manganeso, Cromo.

Micronutrientes básicos: Vitaminas y mineralesEn este post recalcaré el macro mineral magnesio: Es el segundo catión del medio intracelular en abundancia y está considerado un mineral mayoritario, siendo su contenido de unos 25g en el cuerpo.

El magnesio de la dieta se absorbe por término medio en un 45%, concretamente en el intestino delgado y, en cierta proporción, en el estómago.

Este mineral participa en el metabolismo de los hidratos de carbono, activando la oxidación de la glucosa y también sobre otras muchas enzimas.

En los tejidos blandos, como músculos y fascias, tiene funciones parecidas a las del calcio (transmisión del impulso nervioso, contracción muscular, etc.). Estimula la contractilidad cardiaca, es estimulante del crecimiento, del peristaltismo intestinal, de la secreción de bilis y la formación de jugos pancreáticos e intestinales.

Por sus propiedades relajantes, el magnesio mantiene a raya el ritmo cardiovascular, por lo que es un buen complemento dietético para calmar la ansiedad.

Alimentos ricos en magnesio son: frutos secos, pistachos, nueces, quinoa, arroz integral, etc. Si se desea también se puede tomar algún suplemento demagnesio en HSN« o podéis preguntar a vuestro especialista de la salud, dietista o médico si fuera el caso.

Espero que esta información os sea de utilidad. Estaré encantada de leer vuestros comentarios!

Besos desde mi blog!

También podéis seguirme a través de Facebook